Re-Pensant el Refugi

Re-Pensant el Refugi surge de la inquietud por sensibilizar a un grupo de estudiantes de Diseño e Ingeniería de para desarrollar su proyecto final de grado en torno a la situación de los refugiados en Grecia. Con el objetivo de utilizar el diseño como herramienta para la transformación social, las estudiantes investigaron sobre la realidad de los refugiados y cómo resolver sus necesidades a través del diseño de producto, ingeniería del diseño e interacción.

El objetivo final residió el planteamiento de la figura del diseñador, así como la trayectoria y las competencias adquiridas durante el grado y su vinculación con el diseño social. Durante el proceso de investigación e ideación de cada uno de los proyectos, los estudiantes analizaron las principales problemáticas de los campos de refugiados, squats y centros de acogida así como a los problemas sociales que deben hacer frente.

De este modo, poco a poco y con la tutorización de Curro Claret, Pere Llorach, Daria da Seta y Anaïs Esmerado. Algunos de los proyectos resultantes de la investigación son:

AKWA, el proyecto de Paula Iriarte. Se trata de un chaleco de PVC flexible que permite el transporte, almacenaje y suministro del agua potable. Se diseñó para que el usuario pueda transportar el agua cómodamente a lo largo de un recorrido no muy largo.

Hararii, de Marina Gandia. Siguiendo con las necesidades elementales, la estudiante  creó el confort emocional para las personas refugiadas. Se trata de un envoltorio personal que cubre la necesidad básica de mantener el calor corporal de la persona migrante o refugiada. Al mismo tiempo, sirve como colchón, ya que dispone de cojines que se hinchan a través del aire de los pulmones. Su finalidad es garantizar un mínimo de confort y sin perder el calor térmico en situaciones de intemperie y el frío de la noche.

Acceso a lo Denegado, de Jan Colomer, quien se centró en la falta de higiene en los campos de refugiados o squats así como cualquiera que no tenga acceso al agua corriente. Tras una investigación sobre la ley y las continuas migraciones así como el surgimiento de partidos de extrema derecha en Europa, encontró un vacío legal para  utilizar las fuentes de agua pública de las ciudades como duchas privadas. Fue así como surgió su proyecto, una ducha portátil que cualquiera podría utilizar con las fuentes de agua corriente públicas que encontramos en medio de la calle.

Canvas, de Eva Porcuna creó proyecto donde se aleja al máximo de la imposición occidental del feminismo blanco. Se trata de una iniciativa ocupacional nacida de la necesidad de empoderar a las mujeres que han sido detenidas y se han vuelto invisibles en las ciudades europeas de acogida de refugiados. Al mismo tiempo se promueve el uso de residuos textiles, abundantes en los squats atenienses.

SAVEde Sílvia Sans. Se trata de una mesa pensada para facilitar el trabajo de reciclaje y así ayudar a los refugiados a darles uso. La propuesta final es crear un banco de trabajo que contenga las herramientas necesarias para la transformación de botellas de bebidas de plástico PET en materia prima para la creación de nuevos objetos. SAVE es un diseño open source, que será fabricado de forma artesanal y que los futuros usuarios serán los encargados de construirlo.

Júlia Ciurana dió vida a ÿannat al-mawa, que significa Jardín del Refugio. En él, se creó un huerto terapéutico autosuficiente montado por los residuos encontrados en la calle. De éste modo, se reutilizaba y al mismo tiempo producían nuevos alimentos y frutos con el fin de producir alimentos frescos, una de las principales carencias en la dieta de los refugiados.

Human Flag, de Clara Vituri, es un proyecto donde se propone la cocreación de una bandera colectiva, mutante y global a partir del cuestionamiento de temas que se relacionan con la identidad, la integración, las migraciones y el bienestar. El objetivo es promover un pensamiento crítico hacia una problemática actual y futura. El proyecto se formaliza en una instalación interactiva y gamificada en la cual se invita al usuario a contribuir en la creación de la bandera mediante la respuesta a una serie de preguntas. A su vez, estas se traducen en formas gráficas que se proyectan sobre una bandera blanca. El conjunto de las banderas individuales resultantes de la participación de cada uno de los usuarios conforma esta bandera global, inclusiva e interactiva que sirve como lienzo en blanco para la proyección y expresión de diferentes opiniones.

Etiquetas


Contexto

Este proyecto surge de la necesidad de abordar distintos problemas detectados durante el viaje a distintos centros de refugiados de Grecia. Utilizar el diseño como una herramienta para la transformación social e inclusiva. Las principales necesidades detectadas por los alumnos eran las básicas: el comer, el derecho a un hogar digno, al agua potable, a la luz… Todas ellas, necesidades muy difíciles de abordar para un estudiante de diseño. Fue entonces, cuando los estudiantes decidieron centrarse en problemas que sí que pudiesen resolver. Ejemplos de ellos fueron la gestión del agua y los residuos -elementos fundamentales para garantizar las condiciones mínimas higiénicas en un entorno de niños, mujeres embarazadas y enfermedades- así como el empoderamiento feminista y aprendizaje de la figura de la mujer entre distintas culturas y la interacción o el replanteamiento de espacios para la interacción entre ciudadanos y refugiados.


OJALÁ PROJECTS utiliza "COOKIES". Si continúa navegando o pulsa el botón "ACEPTAR" consideraremos que acepta todo su uso. Puede obtener más información en nuestra POLÍTICA DE COOKIES.

Aceptar

Arriba