HOPE MAKES THE FUTURE

Transformamos las emociones traumáticas y destructivas a una visión esperanzadora, usando el lenguaje visual y un proceso creativo basado en la experimentación, la libertad de expresión, el análisis, la crítica, el aprendizaje de distintas técnicas y el trabajo conjunto. 

En 2015 un grupo de jóvenes refugiados junto con Anaïs Esmerado, cofundadora de Ojalá Projects, trabajaron juntos para pintar un Muro de la Esperanza en la fachada de la 5th School Squat, un edificio abandonado donde vivían cerca de 350 refugiados en el centro de Atenas. Durante 6 semanas trabajaron sobre cómo podrían dar un mensaje positivo a una situación extremadamente difícil. Todos los refugiados se focalizaron en el proyecto para aprender técnicas de dibujo y pintura y, especialmente, para transformar su situación en la que viven en una perspectiva positiva. El resultado se resumió con la creación de una pequeña familia además de dar color a un Squat.

Lo más importante de todo este proceso creativo  era conseguir que los participantes crearan su propia esperanza a través de la motivación. De hecho, lo conseguimos. El primer mensaje establecido era “Help makes future”, pero a lo largo del trabajo y mientras se pintaba el muro, los jóvenes refugiados se dieron cuenta que no era la Ayufa sino la Esperanza lo que realmente hacía el futuro. Por lo que el equipo cambió repentinamente el mensaje a “Hope makes the future”.

 

 

 

Más información:

Etiquetas


Contexto

En los Squats hay un gran número de jóvenes no acompañados, que eligen estar en los centros urbanos para sentirse más integrados. Las edades de estos chicos oscila entre los 16 y los 25 años aproximadamente, ellos son los primeros miembros que la familia envía fuera de Siria huyendo de ser reclutados en el ejército o de, en su defecto, ir a prisión. En la mayoría de los casos, estos jóvenes llevan más de un año en tránsito intentando llegar a algún país europeo.

Sin tener los recursos suficientes para poder acceder de forma directa a Europa, la mayoría de estos jóvenes trabajan en Turquía, con unas pésimas condiciones laborales, hasta que consiguen suficiente dinero para coger una patera y llegar a una isla Griega, en la que están un tiempo hasta que son derivados a la capital. Una vez en Atenas, cuando llegan a los Squats, la falta de motivación es un denominador común en este colectivo que a su vez es extremadamente vulnerable frente a las drogas y en algunos casos mafias de prostitución infantil.


Agradecimientos

Jade i Pau


OJALÁ PROJECTS utiliza "COOKIES". Si continúa navegando o pulsa el botón "ACEPTAR" consideraremos que acepta todo su uso. Puede obtener más información en nuestra POLÍTICA DE COOKIES.

Aceptar

Arriba